TRADUCTOR

domingo, 24 de junio de 2012

DICE MI PAPÁ

A veces mi papá me cuenta historias, como la del burro de Pedro.
Me dijo que cuando eran chicos, todos sus amigos y él, en Deán Funes, le hicieron una jodita a un negro mulato llamado Pedro.
Dice mi papá que no sabía bien si era Uruguayo o Brasilero.
Pero que a Pedro no se le entendía bien lo que hablaba.
Pedro tenía un burro, llamado Margarito, de esos color gris, viejo y cansado que llevaba al centro de la ciudad para que lo trajera de vuelta, tomado.
El burro conocía el camino y seguramente todos los bares.
Entonces, a aquellos niños se les ocurrió hacerle una broma a  Pedro.
Le robarían el burro.
Una noche, pasó Pedro con su burro rumbo al centro, cantando cosas raras.
LLevaba un saco viejo y descosido color marrón y en uno de los bolsillos una botella de vino.
El pantalón era atado a la cintura con una corbata mas vieja aún y que andaba descalzo.
Entonces empezó el plan.
El iría atrás de Pedro en bicicleta para saber en que bar se quedaba Pedro.
Sus primos y amigos con el dato certero harían el resto.
Cachilo hacía de campana.
Paulito le preguntaba a Pedro si quería lustre para el calzado y en el bar todos se reían.
José se llevaba el burro.
Después de casi dos horas Pedro volvía solo, de vereda en vereda, llorando y maldiciendo a los que dejaron que su burro se largara a volar sin él.
Entonces ellos se asustaron y se arrepintieron de haberle hecho una broma a un hombre mayor y enfermo.
Se subieron a un árbol de la casa de Cachilo para no ser descubiertos en la oscuridad de la noche.
El patio de la casa de Cachilo no tenía alambrado ni tapia.
Pedro llamaba al burro, en la esquina a los gritos, mirando hacia el cielo oscuro.
Algunas luces se encendían para hacer callar a Pedro.
Algunas personas lo acompañaron hasta su rancho, mientras ellos seguían trepados al árbol en silencio.
Todos entendieron que Pedro decía que su burro sabía volar.
José sabía que el burro estaba en el patio de la Escuela J.M.Paz. y decidío ir a buscarlo, fueron los cuatro juntos. El burro no estaba.
Esa noche no durmieron.
A la mañana siguiente de aquel enero, encontraron al burro de Pedro, en la puerta del bar.
Dicen algunas personas que Pedro fue a buscarlo y que retaba al burro, diciéndole que no vuele mas.
Una noche calurosa, estaban los cuatro jugando a las cabecitas con una pelota de goma marca Pulpo, cuando les aparecío Pedro con su burro.
Y en el silencio que se produjo.
Pedro les habló en perfecto Castellano, mirando al burro.
"Oye Margarito, no asustes más a estos guríes, con tus vuelos nocturnos.."
Y se fué en dirección a la esquina, bajo la lámpara de luz, Pedro montó en el burro y ambos se elevaron por encima de las casas.
Nunca más se supo de Pedro, ni del burro Margarito.
Dice mi papá.














Araceli Micaela

Hey Papi,
Viste que cumplí?
Papi, Hola hola
Papiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!
(está afuera, fumando de nuevo)





3 comentarios:

  1. qué cosa es esa de que todos sus personajes vuelan, ráfaga, didú y ahora un burro.. Usted está acostumbrado a volar no? al menos está vivo y anda por acá, gracias por publicar en mi muro. M (su duende)

    ResponderEliminar
  2. Ay Arita, es lindo pero hablanos de tu papi. Cómo está? Por dónde anda? Mary

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.