TRADUCTOR

jueves, 24 de marzo de 2016

SANTIAGO RUSIÑOL I PRATS: PINTURAS


Puerto de Soller



Puerto de Soller con barcos



Castell del Rei



El Moll del Jonquet



Cala grisa



Mallorca en verdes

Santiago Rusiñol i Prats nació en Barcelona, el 25 de febrero 1861.
Fue además de pintor un notable escritor y dramaturgo en lengua catalana.
Su formación inicial fue en el Centro de Acuarelistas de Barcelona, donde tuvo como maestro a Tomás Moragas.

Viajó a París en 1889 donde vivió con Ramón Casas e Ignacio Zuloaga en el barrio de Montmartre.

En Francia se interesó por el simbolismo y la pintura “Au plain air” (al aire libre).
A su regreso a España abrió en Sitges su Taller-Museu del “Cau Ferrat”, frecuentando sus visitas en Barcelona a las tertulias del café Els Quatre Gats.

Gracias a su acomodada posición económica y social, viajó con frecuencia, sobre todo por España y Argentina, visitando Buenos Aires, Rosario y Córdoba para el centenario de la Revolución de Mayo, en 1910.En 1901 visitó Mallorca junto a Joaquín Mir. En el año 1908 recibió la medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes.

Le fue concedida la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1908. Su obra fuertemente influida por los impresionistas, se basó fundamentalmente en el paisaje rural y urbano, con especial predilección por los jardines y el retrato y escenas de fuerte carga simbolista con inspiración del más puro modernismo catalán.

En los inicios de su carrera incluyó con frecuencia la figura humana, para al final de su carrera limitarse en exclusiva al paisaje, plasmando en numerosas ocasiones los Reales Sitios, como Aranjuez o La Granja de San Ildefonso. Su obra más famosa y quizá la más importante es “La Morfina”, también es muy notable, “La Medalla”, las dos pintadas en 1894.

Fue un personaje de importante influencia en la llamada “Renaixença literaria y cultural de Cataluña”, y del mundo intelectual y bohemio de la Barcelona en su época.Murió el 13 de junio de 1931 en Aranjuez, Madrid, mientras pintaba sus jardines.












Vaya personaje con el que nos encontramos, donde se destaca tanto en letras como en arte, posiblemente más conocido por su extensa obra literaria que por su otra, pero mas extensa obra pictórica, y si les dijéramos a los que no conocen esa faceta del escritor que con Rusiñol comienza, junto a Ramón Casas, el impresionismo que podríamos llamar modernismo catalán, entonces "pa que más", y es que fue así, su gran secreto fue la luz, inundar su obra de luz, y en Mallorca encontró, además de una calma para su enfermedad y una tranquilidad a su ya pasada adicción a la morfina, toda esa luz que pedían sus obras. En su juventud, combinaba su tarea laboral con clases nocturnas en la Academia del pintor Tomas Moragas, quien le animó, en 1878, a exponer en la Exposición de Foment de Belles Arts del Museo de Girona, y posteriormente en la Sala Parés, una sala que utilizaría durante el resto de su vida. En 1889 se matricula en la academia "La Palette" en Paris, lugar donde quedaría por un espacio de tres años, donde compraría un par de cuadros de un pintor medieval muy poco valorado pero que atrajo la atención de Rusiñol, aquellos cuadros eran de un tal Greco. Tubo un primer contacto con Mallorca en 1893, pero a partir de 1901 su estancia en Mallorca fué intensa, y donde se encontró con el paisaje, que lo componía a su manera y a su manera lo interpretaba.


En Palma tuvo muy buen contacto con críticos del momento, (y aquí hago un kit - kat para mencionar al crítico Manuel Cirer que aunque por lo general hacía buenas referencias de sus obras, siempre terminaba dándole una puntilla, y es que investigando descubrí que eran vecinos de El Terreno de Palma, ...me pregunto... ¿Quién de los dos se intentó colar en la fila para comprar el pan?) políticos y sobretodo, con colegas de profesión, Joaquim Mir, Gaspar Terrasa, Degouve, Gelabert y un joven aprendiz, Joan Fuster Bonnin.

Obtiene Medalla de primera clase en la Exposición  Internacional de Barcelona en 1907, también en la misma fecha la Gran Cruz de Isabel la Catolica, en 1908 el titulo societarie del Salon Camp-de-Mars, Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid (1908), Premio Extraordinario S.M el Rey (1911), Medalla de Oro Exposición Internacional de Madrid (1912) y en 1920 fué invitado a exponer en la Royal Scottish Academy, un lugar donde solo exponen los mejores pintores del mundo.

Pero donde Rusiñol fué número uno es en el paisaje mallorquín, le encantaba los almendros en flor, en sus obras no existen estridencias, ni de colores ni de formas. Esa visión resulta muy particular y distintiva, como escribió Gaspar Sabater: frente al caballete, compone, adiestra y domina el paisaje. Con Rusiñol la isla y el torrente caudaloso de su luz hallan el cauce donde discurrir placida y serenamente.



Foto: xn-espaaescultura-tnb.es
Fuentes:mallorca-pintada.blogspot.com.ar - www.trianarts.com - pinturamallorca.blogspot.com







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.