TRADUCTOR

viernes, 3 de octubre de 2014

IBARRECHEA: ELLA VIENE A CENAR ESTA NOCHE


Lunes (Segunda feira) 21:00 hs. En mi departamento.
"El primer paso de nuestra feijoada, será preparar los ingredientes. A los frijoles debes dejarlos en remojo desde la noche anterior, al igual que la carne seca, ¿sabes?"

Jussara llegó desde Brasil, quería conocerme. 

"Al día siguiente debes escurrir la carne y poner en una olla grande con agua junto a las costillas de cerdo, el tocino y las longanizas. Debes poner todos estos elementos juntos a un fuego fuerte y cuando hierva, bajar la intensidad y cocinar por dos horas, más o menos."

Ella me dijo que estaba ansiosa por conocer Córdoba, por saber dónde vivía, por quedarse conmigo unas horas, por las tantas conversaciones que tuvimos "pela internet" y sus "fortes desejos de esquecer.

"En otra olla con agua fría debes cocer los frijoles y cuando estén listos los debes colar y guardar el caldo, ¿sabes?"

Me dijo que ella se sentía "minha namorada," desde que la esperé el domingo en el aeropuerto. Apareció entre la gente con la mano levantada y su colorida remera a rayas.

"El siguiente paso de nuestra feijoada, caro namorado, consiste en freír ligeramente las cebollas con el ajo picado, hasta que las cebollas se pongan traslúcidas ¿sabes?. Luego debes agregar los tomates sin piel picados o molidos y dejar a fuego lento por 20 minutos." 

Me dijo que "gostaba muito de ficar pertinho" a mi cuerpo mientras cocinábamos.

"Cuando este sofrito esté listo, debemos agregar los frijoles, aplastar una parte de ellos con un tenedor y agregar una taza del caldo de su cocción. Debemos llevar la preparación a fuego bajo sin dejar de revolver durante 20 minutos más."

Me regaló un disco compacto de Hermeto Pascoal que traía en su bolso. Ella es rubia, de cabello corto y modales elegantes. Cuando camina, parece sambar.

"Posteriormente, se debe preparar un arroz blanco con dos cucharadas de aceite y un diente de ajo, ¿sabes?"

Yo la veía feliz, a pesar de que su visita era solamente por 48 horas. "Só para conhecer e voltar a Porto Alegre."

"Para finalizar, sólo nos queda servir así que en un lado del plato debemos poner la carne cortada en trozos, y en el otro extremo los frijoles y por último el arroz. Agora a jantar."

Cuando nos sentamos a comer me contó una historia religiosa.

Na semana passada, um pastor estava dirigindo seu carro de viagem, e viu um velho 
andando na estrada, decidiu parar e dar uma carona para o velho. Enquanto viajavam o 
velho disse ao Pastor: 
- Filho , você sabe o que aconteceu ontem à noite no céu? O pastor se assustou e 
rapidamente parou o carro e perguntou:
- "Senhor, eu Ouvi bem? Como você tem Informações céu?", perguntou o pastor. 
O velho disse que, ontem à noite no céu, Deus estava realmente decepcionado contra o homem e disse aos anjos para tocar trombeta, e quando eles estavam indo para começar tocar a trombeta, foi Jesús  a prostrar-se diante de Deus e começou a suplicar com lágrimas nos olhos; Sangue fresca então começaram a sair de suas mãos e seu corpo. Deus por misericórdia, disse a ele que a sua morte não foi em vão. 
Entâo Jesús disse: de a homens a última oportunidade. "Eu vou com eles" 
Jesús virou-se para eles, os anjos e ordenou-lhes, para um grande número de anjos e disse a todos: apressem-se, vá em todos os lugares e dissem ao mundo que: 
"O fim está chegando." 
O "Pastor perguntando com lágrimas: 
-¿Cómo você sabe senhor tudo isso? 
O velho respondeu: "Eu sou um daqueles anjos que foram enviados para o mundo." 

Me preguntó si amaba a Dios, le dije que creía en Él, que era creyente. 

Ella me preguntó, mientras lavábamos la loza, que si me había dado cuenta que a ella le gusta "deitar-se na cama" sin ropas y del lado de "as janelas."

Fique a vontade -le dije-.


Miércoles, pasada las 22:00 horas. En mi departamento.
"Yo te explico, como es que se hace el cebiche verde en mi tierra, cielo."

Me dice Victoria, que vino a probar suerte en el trabajo desde Perú hace unos años, y que conocí en forma casual, por esas cosas de estar en la fila de los cajeros en el banco, a pocos metros del bar Sorocabana.




"Tu Cortas el pescado en trozos y debes dejarlo marinar en el jugo de limón por dos horas; luego, lo escurres así, ¿ves?"


Me hablaba de los problemas políticos de su tierra, como que la corrupción evitaba la inversión pública en algunas regiones. Que había regiones como Ancash y Cajamarca que sólo habían empleado menos del 30% de los recursos destinados para obras y que lo previsto a esta altura del año debía estar en casi un 70% "Que así no se puede seguir." 

"Tu picas finamente la cebolla, a los tomatitos verdes los picas en cubitos y al chile de las sierras, también lo picas muy fino; mezcla todo eso junto con el pescado y al cilantro y sazona con sal y pimienta a tu gusto, hermoso."

Me decía que: 

"Encima el sismo de 5 grados que hubo en Misca, Dios mío, todas esas casitas de adobe. Pero el gobierno solo imprime la cédulas para los votantes, 7 millones de cédulas, para eso si que hay plata, mi cielo."

Su cabello le llega a la cintura, lacio y negro. No usa maquillaje.

"Mira, tu lo sirves sobre las tostadas, pones una cama de tiras de lechuga y adornas con rebanadas de aguacate y aceitunas picadas, queda bien bonito y es rico." 

Entonces nos sentamos a cenar y tomamos cerveza. Mucha cerveza. Come con las piernas cruzadas.

"Era una luz, enorme, potente, cálida. Era como un cuerpo luminoso que se me acercaba y yo estaba paradita, muerta de miedo y la luz de repente se apagó. La luz se fue, yo estaba ahí, quietecita, algo desconcertada, pero entendí claramente de que se trataba de una clara señal."
"¿Has pensado en ésas señales que te da la vida, cielo?"


"¿Sabes que fue lo que realmente pasó? Habían matado a mi padre. Dijeron a mi madre que ella debía saber que él era uno de los de Sendero Luminoso, pero no. No le era. Y mi madre se mantuvo quietita y calladita todo el tiempo, y le quisieron pegar para que hable." 

"Una señora llenó unos papeles y me trajo a la Argentina, para que yo le trabaje para ella, y gracias a esa familia conocí el Uruguay y Brasil y toda la costa porque me llevaron de vacaciones, yo debía cuidar a los pequeñitos, dos criaturas muy buenitas. Pero otra amiga de ella me pidió para que le ayudase ya que los otros no podían pagarme más, porque el marido de la señora se había quedado sin trabajo y bueno, me fui con ella y ella era más buenita y me dijo que ahorre dinero porque algún día yo tendría que volver a juntarme con mi familia y me hizo dar documentos y me enseñó a comprar y a vender y me casé con un paisano que trabajaba en las construcciones. Pero él me trataba mal y me separé y me vine a Córdoba. Ya que sabes donde tengo mi negocio, vas a ir a buscarme otras veces, ¿verdad cielo?"

Me dijo que era la primera vez que dormiría con un argentino, mientras se desvestía muy lentamente. Supe que le faltaba cariño.


Viernes, 16:30 hs. En mi lugar de trabajo.

Atiendo el teléfono celular. 
Escucho la voz particular de ella, Cordobesa encantadora, causante de algunas de mis prolongadas conmociones, del temblor inusitado que ocurre bajo mis pies cada vez que nos hablamos, del súbito salto que da mi corazón loco y tierno cada vez que la veo, y ahora me dice casi sin interrupciones. No me deja hablar. Me desarma, destruye mis pocas defensas.

"Hola tonto, quiero hablar con vos. Quiero que escuches con atención todo lo que voy a decirte. No, no me digas nada, déjame hablar a mi. ¿si?. Mirá, yo estuve pensando toda la semana de lo que hablamos el fin de semana pasado y he pensado mucho. Me dolió tu silencio y de que no contestaras mis mensajes. Y hablé con mis hijos y le conté también a una amiga lo que me estaba sucediendo y al final me sentí sola y en eso vos tienes razón, a ellos no les importa nada de lo que nos sucede. Ellos piensan que somos abuelas y listo. Y yo quiero vivir, quiero quererte, quiero que me quieras y quiero decirte que estoy de acuerdo. No, no, no, escúchame vos a mí, no me digas nada. Solo escúchame. Debes comprenderme que para mi es una experiencia nueva, es algo distinto, es como empezar todo nuevamente y quiero que entiendas que tuve y que tengo algo de reserva, algo de temor. No. No, déjame seguir. Estoy con varias noches sin poder dormir bien por todo esto. Pienso mucho en vos, pienso en los dos. Solo te pido que antes que tome una decisión, me digas si estás solo, o si estás con alguien."

Estoy solo -le digo-.

"Está bien te creo, espérame en tu casa, voy después que publiques. Si tonto, déjame hablar, te dije que voy a ir a tu casa. 
Hoy es la noche, hoy será la primera de todas nuestras noches. Te quiero."



"Ella viene a cenar esta noche"
José Antonio Ibarrechea
diceelwalter@gmail.com



Tema musical:
Gino Paoli:  "Senza fine"
Gentileza YouTube


1 comentario:

  1. bonita la trama, interesante y la música que le pusiste también está muy linda. Gracias. Tu amiga del alma.

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.