TRADUCTOR

viernes, 20 de junio de 2014

BERENICE WEBER: JUANA AZURDUY


Juana Azurduy fue una valiente mujer que acompañó a su esposo, el señor D. Manuel Ascencio Padilla, en el liderazgo de las luchas por la emancipación en el Virreinato del Río de la Plata.

Había nacido en el cantón de Toroca, que hoy forma parte del municipio de Ravelo, en la Provincia de Chayanta, Departamento de Potosí el día 12 de Julio de 1780 y murió en Chuquisaca el 25 de mayo de 1862 (Territorio de la hoy actual Bolivia).

Fue a la muerte de su esposo en pleno combate, que decidió asumir la comandancia de los ejércitos que conformaban la luego denominada Republiqueta de La Laguna, por lo que es honrada su memoria en la Argentina y en Bolivia. 

Juana hablaba perfectamente el castellano, el quichua y el aymará. 
Fue educada en el prestigioso Convento de Santa Teresa en Chuquisaca.

Cuenta la historia que en 1813, Manuel Padilla y su esposa Juana Azurduy se pusieron a las órdenes de los generales Balcarce, Díaz Vélez y finalmente del general Belgrano, nuevo jefe del Ejército Auxiliar Argentino, llegando a reclutar casi diez mil milicianos.

Hay registros que dicen que durante la Batalla de Vilcapugio, Padilla y sus milicianos debieron transportar la artillería sin participar en el combate.

Dicen que Juana Azurduy organizó luego el “Batallón Leales” que participó en la Batalla de Ayohuma el 9 de noviembre de 1813, y que significó el retiro de los ejércitos argentinos del Alto Perú. A partir de ese momento Padilla y sus milicianos se dedicaron a realizar acciones guerrilleras contra el ejército Español.

Dicen que Juana Azurduy lideró la columna que atacó el cerro de Potosí, tomándolo el 8 de marzo de 1816. Y que debido a su actuación, tras el triunfo logrado en el Combate del Villar recibió el rango de teniente coronel por un decreto firmado por Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 13 de agosto de 1816. Tras ello, el general Belgrano le hizo entrega simbólica de su sable.

El acontecimiento que cambió su vida fue un 14 de noviembre de 1816, donde ella fue herida en la Batalla de La Laguna, su marido acudió a rescatarla y en este acto cayó herido de muerte.

Hubo un cambio de planes militares.
Para combatir a los Españoles, se abandonó la ruta al Alto Perú y se le otorgó más importancia a la vía chilena que propuso el general San Martín.

Así es que se disminuyó el apoyo logístico a los Leales comandados por Juana Azurduy, que se replegó hacia el sur, uniéndose finalmente a las tropas del general Martín Miguel de Güemes. Pero a la muerte de Güemes y sin apoyo de ningún tipo se vio reducida a abandonar las acciones de guerrilla.

Ella estuvo varios años en la ciudad de Salta solicitando al gobierno boliviano, ya independiente, sus bienes que habían sido confiscados. 

El mariscal Antonio José de Sucre le otorgó una pensión, que le fue quitada en 1857 bajo el gobierno de José María Linares.

Finalmente Juana Azurduy murió indigente el día 25 de mayo de 1862 
Cuando estaba por cumplir 82 años.
Fue enterrada en una fosa común.

Su restos fueron exhumados cien años después, para ser guardados en un mausoleo que se construyó en su homenaje en la ciudad de Sucre.

Gracias mujer valiente, gracias Juana Azurduy. 













Berenice Weber
@pasenyvean2
http://diceelwalter.blogspot.com

2 comentarios:

  1. muy bueno rescatar esas figuras ícono de América y mujer además ....Gracias Ibarrechea por su labor.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.