TRADUCTOR

viernes, 19 de octubre de 2012

MI MAMÁ ME MIMA

    Las cenizas de mi madre se fueron diluyendo en la laguna Setúbal, cerca del puente Colgante, en Santa Fe, tal cual como ella quería y se hizo así su voluntad.

    Adivinen quién lloraba en un prolongado silencio mientras miraba el movimiento del agua y los piés se le hundían en el barro de la orilla.

    Mi mamá había sufrido por años las calamidades de una artritis reumatoidea que la agotó completamente y que antes de entrar a la sala de Terapia Intensiva y empezar a recorrer la larga escalera que la llevó hasta el Cielo, arrastrando sus bondades, me tomó de la mano y me lanzó una tierna despedida.

    Mucho tiempo antes, en aquella época en que ella era la flaca más bonita y elegante que anduviese por mi pueblo.
    En la época en que su cabello le caía en largos rizos hasta la mitad de la espalda y sus ojos te desarmaban ché, con ese pestañear tan dulce que tenía, mi viejo orgulloso, se valió de un generoso clavo de acero de dos pulgadas, para incrustarlo en la pared de ladrillos a puros martillazos, para colgar allí, el enorme diploma de modista que mi mamá ostentaba.

    Entonces, en aquella misma época, yo me trepaba a las sillas de madera, apoyaba los brazos en la mesa y la cara sobre mis manos para verla trabajar.

    Ella ponía el molde sobre la tela, y con la tiza y las tijeras le daba forma al vestido de moda que le encargaban, y que luego hilvanaba prolijamente, y finalmente, en la máquina de coser "Singer" hacía realidad.

    Una belleza.

    Por las siestas leía con avidez la revista "Vosotras" y suspiraba con las novelas de Corín Tellado.
    - Oh pibe, ahora sabes porqué te llamas Ricardo.-

    Por la noche los dos escuchábamos la radio.
    A veces bailábamos entre le living y el comedor, las canciones que después de la señal que las emisoras lanzaban al aire y que con voz metálica anunciaban aquellos locutores en sus programas.

    A mi mamá le gustaba escuchar a Agustín Magaldi, Antonio Tormo, Tránsito Cocomarola, Cuco Sánchez, Tarragó Ros (padre) y un montón más.

    A mi mamá le gustaba sorprenderme con meriendas asombrosas.
    Te con scones.
    Leche chocolatada con bizcochuelo.
    Arroz con leche con jugo "Royalina" o una "Teem" o una "Bidú" o una "Crush."
    Café con leche con pan casero.
    Tortas fritas con mate cocido.
    Hasta hacía con sus hábiles manos, enormes cucuruchos de papel que rellenaba con maíz pororó.

    Una Delicia.

    Cuando llovía nos sentábamos en la galería de casa, para sentir el el olor de la tierra mojada.
    Díganme si eso no es poesía.

    Cuando hacía frío, ella me abrigaba.
    Cuando hacía calor, ella me daba algo fresco.
    Cuando tenía fiebre, ella me llevaba al médico.
    Cuando empezaron las clases, ella me llevó a la Escuela.
    Cuando hizo falta, ella me llevó al Hospital para que me vacunen.
    Y hasta me hizo un trajecito de Granadero Soldado Heroico, para que gritase que moría contento porque habíamos vencido al enemigo, en una memorable actuación coronada de aplausos y vítores.

    Unas bondades.

    Bondades que sólo las madres nos pueden brindar.
    A mi me soltó un poquito las manos, cuando logré un sorprendente equilibrio, y mi bicicleta siguió su rumbo con vuelo propio, por las callecitas de Deán Funes, mientras yo seguía pedaleando en contra del viento y aferrado al manubrio.

    Ahora mismo, me parece sentir su presencia atrás mío, guiándome en cada uno de mis emprendimientos y seguramente, si me doy vuelta, nos estrecharíamos en un cálido abrazo.
    O me pega un flor de reto por desobediente.

    Recordar a mi mamá, es pura poesía.
    Escribir sobre ella, es emocionante.

    Les cuento que ella era Chaqueña, nacida bajo el signo de Aries, en la Ciudad de Resistencia. Una diosa cuando bailaba chamamés. Una imagen preciosa en la cocina.
    Experimentada tejedora de sueños y proyectos multicolores como sus ovillos de lana, que terminaban en estupendos pulóveres o magnícos entramados de las mantas.
    Díganme si eso no es poesía.

    A veces viajo hasta Santa Fe para hundir los pies en el barro de las orillas de la laguna Setúbal, y desde allí, le arrojo una flor a esas aguas marrones.

    A veces paso por los puentes sobre el río Colastiné, y antes de meterme en el melancólico túnel subfluvial, siento un fuerte tirón de orejas. Seguramente, por esta vida de bohemio y aventurero que vivo.
    ¿Acaso eso no es poesía?

    Hablemos de poesía.

    Mi primer verso lleno de amor, el más emocionante, puro y sincero que haya escrito, se llama...
    "Mi mamá me mima."



   








Ibarrechea.
diceelwalter@gmail.com
Copyright 2012


3 comentarios:

  1. a TÍ wALTER QUERIDO..EN ÉSTE DÍA TAN ESPECIAL DEL DÍA DE LA MADRE..donde hablas de la tuya y parece que haBlas de la mía o´si leyeran mis hijos ésta tú historia..tú poesía creerían que se trata de mí..porque todas parecemos una. Gracias por tus recuerdos tan hermosos plasmarlos en una poesía..MIRTAQ.

    ResponderEliminar
  2. Sigues siendo el más maravilloso amigo que tengo!!!
    Julia.

    ResponderEliminar
  3. Alicia escribiendo desde el punto de vista de una madre, vos desde el lugar del hijo.. Hicieron un hermoso homenaje. Da gusto leerlos. Me encanta! Regina. (es difícil entrar a los comentarios!! pero lo hice je je)

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.