TRADUCTOR

viernes, 21 de septiembre de 2012

BUEN DÍA, CABALLERO DE FINA ESTAMPA

    En serio.
    Hoy por hoy, esta es mi vida.


    Empiezo por relatarles un día cualquiera de Lunes a Viernes.
    A las siete de la mañana me despierto, me levanto, pongo la pava en el fuego para hacerme un buen desayuno y me voy a afeitar.A las ocho de la mañana salgo a la veredita, piso la calle y me voy a trabajar.


    - Buen día, Córdoba ciudad.
    - Buen día, caballero.
    - Buen día, señora. ¡Qué bonita luce hoy!
    - Buen día, caballero. Gracias!
    - Buen día, señor.
    - Que hacés cabeza.
    - Buen día, linda.
    - Hola escribidor.
    - Hola nena.
    - Buen día, señor.


    Bien, aquí estoy.
    A todo esto, mi departamento ha quedado solo, sin ruidos y a oscuras y ocurre que entonces, mis duendecitos, después de un tiempo prudencial, salen de sus escondites. Destapan las botellitas llenas de sueños y se ponen a hacer travesuras entre mis hojas amontonadas en el escritorio de trabajo, formando frases distintas a las que escribí para la editorial de los Viernes. 

Como si fuesen acápites. 
Pero entre esas frases hay algunas que realmente me sorprenden.

    Por ejemplo estas.


    "Cuando el blog Pasen y vean no exista más, nos sobrevivirá nuestro libro, el antes y el después de cada una de nuestras historias y perdurarán nuestras fotos."


    "Tengo una forma muy particular de enamorarme, muy mía. No se cómo se enamoran los demás, pero parece que a ellos les da resultado."


    "He llegado a amar hasta en las Casas de expendios de amor en finos retazos."


    "Procuro algunos resplandores de felicidad, donde todo es tristeza."


    "Tuve un sueño profundo y sereno, como una caricia tierna."


    "Nunca entendí esa percepción, nunca esas imágenes absurdas, ni esos sucesos acaecidos en las fantasías de mis sueños."


    Y esta otra que leo y releo preguntándome el cómo, el cuando y a quién se la escribí.


    "Aspiro a amarte / Grandemente / Generosamente / Bondadosamente / Con esta estampa / Consecuentemente / Con mi mejor talante de caballero."


    - Buen día, caballero de fina estampa. (Me dijo una dama)


    En serio.
    Esto es lo que hacen los alienígenas invisibles que se esconden entre mis cosas. Juegan con mis palabras, las dispersan y las amontonan a su gusto. Así se divierten estos canallitas que me persiguen por todos lados y que reconozco, nunca me abandonaron. Ni en la más triste y pobre de mis mudanzas.


    Me tiran pistas falsas cuando regreso y me enojo ante tal desbarajuste. Ellos atribuyen tal descontrol en los escritos para el blog, al inocente y desorientado Pibe, que permanece callado y quieto en la foto de mi infancia feliz. 


    Mientras tanto, él no emite opinión alguna que lo comprometa. 


    En serio.
    Quiero hablarles en serio, señoras y señores.
    Pero a veces me siento frente al teclado, hago crujir los dedos, me persigno y digo...
    - ¡Oh meu Deus!¿Me ajuda hoje? (Oh, Dios mío, ayúdame hoy.)


    Y salen.
    Salen estas sucesiones de acontecimientos y peripecias con las cuales voy armando alocadamente mis argumentos.
    Salen tremendamente.
    Como briosos caballos galopantes por las gateras de mis escasas neuronas. Recorren alborotadamente los caminos de mis nervios y llegan sin pausa hasta la punta de mis dedos, y de repente cierro.
   Casi sin darme cuenta.
   Y firmo: I&I
   Y ruego: Oh Dios si se les da por copiarme, que lo hagan así. "A esto lo escribió un tal Ibarrechea en el Pasen y Vean."


   -¿Cómo que, qué es el Pasen y Vean?
   Es una casita que estamos construyendo frase a frase, historia a historia, la señora Al Ibarguren y yo. Mientras escribimos juntos nuestro primer libro, "Cúter." A veces nos ayudan colaboradores especiales en el blog, despojados ellos de toda gloria, de cualquier triunfo o expectativa que no sea la de ser parte de este universo.


   O sea.
   Aquellos que entienden y aman nuestra obra.


   Y ustedes.
   Que nos sufren con una sonrisa mientras nos leen y cierran con un ¡Qué lindo! Y hacen clic en Me Gusta.


    Pero sigo, señoras y señores.
    En serio.
    A veces por las tardes, después de trabajar, me encuentro sentado frente a una dama.
    Si.
    La escena en cuestión normalmente se presenta así. La dama, el café y yo, en una mesa cualquiera de un bar cualquiera, o en una mesa de su casa, mirándonos a los ojos.


    Pero en serio.
    Siempre comportándome como un caballero, amigo, noble, sincero y con buenos modales. Y, aseguran, que al despedirme hago siempre lo mismo. Me acomodo la corbata, me pongo el saco, me calzo el sombrero, saludo con un beso, digo hasta luego y me vuelvo, solo.


    Algunos canallas siguen tirando pistas falsas sobre este caballero.
    Dicen que cuando vuelvo al departamento, lo hago encima de una tabla de "skate" tomando envión por la calle Independencia y en contramano. Otros argumentan que me detengo por la calle Larrañaga y hasta en la Derqui a tomar unos buenos tragos en aquellos bares mientras canto bossanovas. Y Hasta algunos afirman haberme visto correr descalzo sobre el calicanto de la Cañada, gritando el nombre de la mujer que quiero, mientras esquivo las farolas y las ramas de las Tipas.


    Macanas. 

    Son todas macanas.

    En realidad vuelvo solo.
    Vivo solo.
    Quizás eso les otorgue cierta desconfianza a algunas damas casamenteras. Pero sea como sea. Solo.


    Ahora miren, en serio, miren.
    A ver, párense en las vereditas y miren para allá.
    - ¿Ven a aquél tipo de fina estampa que cruza  la calle fumando? ¿Ven que camina elegantemente y despacio, como esperando algo?
    Ese. Que se levanta la solapa para que no le de el fresco en el cuello.
    Si. Aquel que se mete las manos en los bolsillos mientras su figura se va desdibujando en la penumbra de la madrugada en el barrio de Nueva Córdoba.
    ¿Lo vieron?
    Bueno, ése soy yo.
    Fácil de encontrar.

    Un abrazo.
    

José Antonio Ibarrechea

diceelwalter@gmail.com
Copyright 2012
Caetano Veloso : Fina estampa

Tema de Doña Chabuca Granda: "Fina Estampa", el cual compusiera dedicado a su padre don Eduardo Granda y San Bartolomé, quien fuera en palabras de ella misma "un hombre a carta cabal", y al que considerara su mejor y más grande amigo.



En una veredita alegre con luz de luna o de sol
Tendida como una cinta con sus lados de arrebol
Arrebol de los geranios y sonrisas con rubor
Arrebol de los claveles y las mejillas en flor
Perfumada de magnolia rociada de mañanita
La veredita sonrie cuando tu pie la acaricia
Y la cuculi se ríe y la ventana se agita
Cuando por esa vereda tu fina estampa pasea
Fina estampa caballero
Caballero de fina estampa
Un lucero que sonriera bajo um sombrero
No sonriera más hermoso
Ni más luciera caballero
En tu andar andar reluce la acera al andar andar
Te lleva hacia los zaguanes y a los patios encantados
Te lleva hacia las plazuelas y a los amores soñados
Veredita que se arrulla con tafetanes bordados
Tacón de chapin de seda y justes almidonados
Es un caminito alegre con luz de luna o de sol
Que he de recorrer cantando por si te puede alcanzar
Fina estampa caballero quien te pudiera guardar
Fina estampa caballero
Caballero de fina estampa
Un lucero que sonriera bajo um sombrero
No sonriera más hermoso
Ni más luciera caballero
tu andar andar reluce la acera al andar andar

Licencia de YouTube estándar
     

   
  

4 comentarios:

  1. Hola, Walter Ricardo:
    Ursula: "Interesante relato con esa mezcla de fantasia y realidad, describiendo al Señor de Fina Estampa.

    ResponderEliminar
  2. Hola y buen dia caballero de fina estampa. Rossana

    ResponderEliminar
  3. CAMARADAS:OJALA PUDIERAN SEGUIR FOMENTANDO ESCUCHAR BUENA MUSICA Y TRANSMITIR SUS CULTURA Y CONOCIMIENTOS MUSICALES. JONAS77078 MEXICO

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.