TRADUCTOR

viernes, 3 de agosto de 2012

FOTOGRAFÍA

Miremos esta fotografía.
Pero la miremos de atrás hacia adelante, dejemos el primer plano para el final.
Como acostumbramos a recordar.
Como si estuviésemos memorizando, con un dejo de nostalgias rumorosas.

Esta fotografía es de color sepia y les pido que presten atención a los detalles que podamos observar.
La pared del fondo, por ejemplo.
Es de color crema claro y el cielorraso se ve más claro aún pues es de color blanco.
Hay un cuadro grande colgado en la pared. Ese cuadro tenía un marco de madera, que contenía una lámina imitación con un hermoso dibujo de un florero con girasoles, creo. A pesar de la mala calidad, el colorido que tenía, ambientaba muy bien la pared y le daba algo así como un toque de buen gusto.
Luego se ve una puerta, por ella se podía salir hacia otras dependencias de la casa y más hacia la izquierda, hay una ventana sin cortinas.

Ahora venimos nosotros, las personas que estábamos allí. y que no dejamos ver los otros muebles.
Pero de nosotros hablaremos después.

Prestemos atención a la mesa.
En la mesa que rodeamos entre todos, hay un montón de cosas, como verán la misma es ovalada. Está cubierta con un grueso mantel bordado con hilos, a la usanza, que yo no sé bien como describirlos.
Probablemente, si le preguntasen a ella, sabría contarles mejor, pues a eso, ella le daba más atención que a otras cosas.
Pero miren, hay varias botellas de vino fino y de champán, copas y algunos platos con resto de comida.
El menú fue variado en esa cena.
Comprendía desde fiambres, quesos, pizzetas, pollo, carne, helados y masas finas.
Todo abundante para una simple reunión de amigos.

A alguien se le ocurrió lo de esta fotografía.

Ahora, pensándolo bien, creo que no era el momento para tomarla, pues como verán, todos estaban absortos mirándola a ella, que se había puesto de pié para hablarnos y que al final, lanzara aquella frase inesperada, cargada de una relevante insensatez, que nos fue llevando a un desconcierto casi inocente de la situación planteada.

No habíamos puesto música.
Nos parecía que era mejor así y conseguimos con eso, prestarnos una mayor atención, sin incurrir en suficientes distracciones.

Ahora, como pueden ver, los que estamos alrededor de la mesa, somos siete.
Para presentarlos, voy a iniciar un recorrido anti horario, de derecha hacia la izquierda.

Este es Gabriel.
Antes de la foto habló pormenorizadamente de la situación política del país, dando su particular punto de vista del gobierno nacional y populista, como se hacía llamar.
Cuando ella acertó a pararse para hablar, Gabriel dejó la copa de champán en la mesa, como pueden ver. La mira fijamente, como buscando en las frases que ella pronuncia, algún indicio.

Mateo es el que sigue.
Apreciamos que acaba de dejar, por la posición de las manos, una botella en la mesa.
Casi toda la cena, Mateo habló de fútbol y se mostró muy interesado en la política y en mis cuentos de "Peremerimbé", insistiéndome también en que quería  saber algo más sobre "Cúter" mi personaje que obraba de asesino serial.
Igual que los demás, sale en la fotografía mirándola atentamente, como procurando en las palabras de ella, alguna señal.

Ahora vemos una silla vacía.
Allí estaba Magdalena, que se levantó a tomar la foto, lo hizo segundos antes que ella se pusiese de pié, y me siguió con la mirada, como toda la noche, quizás Magdalena recordaba nuestro pasado.
Habló poco, se reía nerviosa y afirmaba siempre con la cabeza, las otras conversaciones.

La que sigue es Mónica.
La dueña de la casa, vemos que tiene una taza de te entre sus manos y parece mirarla de reojo a ella, en una actitud examinadora, como buscando en cada manifestación, interponer su opinión. Pero permaneció callada, sin esgrimir conceptos y con una clara candidez en su rostro, registrando el discurso, buscando algún signo.

A su lado está Perla.
Perla y ella fueron las más locuaces de la noche, ayudaron siempre a Mónica con la comida, cambiaron los platos, intercambiaron comentarios de sus vidas y de la actualidad, rozando temas alegres y riéndose por todo. Perla algo sabía del asunto.
Y aparece en la foto adoptando una posición expectante, como para precisar sus sospechas. Con los brazos cruzados.

Semi tapada está Berenice.
Berenice se había alegrado al verme. No sabía que ella estaba conmigo y su presencia esa noche debió sorprenderla, quizás porque pensaba que la visita perturbadora de Magadalena y mi inscontancia en esos asuntos, marcaría algún reinicio en la relación antigua, frustrada tantas veces.
Berenice había permanecido esa noche registrando cada detalle y ahora, mientras ella hablaba, aparece en la foto como exasperada, escudriñándola.

Segundos antes que Magdalena se ofreciera a tomar la fotografía, ella se puso de pié. Estaba vestida con esmero y prolijidad.

Ella es la que sigue ahora.
Cuando comenzó a hablar, todos hicimos silencio para escucharla.
Ensayó un gesto tierno y conmovedor que aún hoy recuerdo.
Apoyó su mano derecha en mi hombro.
Como puede verse, y con la izquierda entrelazó los dedos de mi mano derecha, que yo cruzo como bandolera sobre mi pecho.
¿Lo ven?
Y ella habló con claridad, aún con algunos momentos de tartamudez nerviosa, sin gesticular.

Un segundo antes del disparo, yo bajo la cabeza buscando los dibujos de las baldosas.

Entonces, éste soy yo.
En primer plano.
Tengo un traje de saco cruzado y pantalón de corte italiano color tabaco, medias claras y zapatos de cuero color marrón. Mi mano izquierda está apoyada en la mesa, mi mano derecha toma una de las suyas, mis ojos están cerrados, había cruzado mis piernas, y si se fijan bien, si observan con detenimiento en mi cara, que está algo inclinada hacia abajo, notarán que hay un detalle.

Que la mismísima Magdalena toma al apretar el disparador.
¡Clic!

El flash impertinente muestra un punto luminoso en mi mejilla.
¿Ven?
Observen con atención.
¡Aquí, miren!
Es una lágrima.
¿Vieron?
Es una lágrima. Solitaria y triste.
Apenas eso.
Apenas eso.

Copyright 2012 Ibarrechea
diceelwalter@gmail.com


29 comentarios:

  1. Ibarrechea, tengo muchas cosas para decirte, quizás no me den los espacios en este comentario que por fin clicsense me deja hacer. Fallaste a la Cocina de culturas, no fuiste ni vos ni Ibarguren como te habíamos invitado. Tendrás tus motivos pero avisanos... Hermano, este relato es un ensayo listo para poner el diálogo y hacer una obra de teatro. Como siempre escondido en el anonimato, es difícil hallarte y los teléfonos tuyos no saben, no contestan, De todos te mande un mail a Hotmail.. y a gmail... Claro está que creo que es ficción lo que escribiste. La pregunta ¿Es ficción? ¿Quién carajo es ella? ¿Qué anuncia? ¿En qué época situas esa escena? Y como siempre un cierre espectacular y maravilloso, hasta podría haber puesto... Ven ese punto negro, miren bien, es una mosca.. a punto de morir de un cachetazo! Eres Genial!!! El Jueves en Cocina de Culturas. No nos falles!!! Queremos conocerte. Y recuerda La rumba es la tumba del arte! Te admiramos. va mi mail a Yahoo también. Maestro!!!!! Saludos a la señora Ibarguren. Si vos no contestás, le enviaremos mail a ella. (amenaza) Ja já.

    ResponderEliminar
  2. Walter! Maravilloso como siempre, a ustedes siempre los espero los sábados a la mañana que me doy una vuelta por el blog y los domingoa a la tarde, ya me acostumbré así, La señora me trajo recuerdos tan lindos... Es bueno que escriban y vos escribí dos cuentitos por semana, no seas vago, es muy lindo lo que escribiste, vos llorás cuando escribís? Alicia es encantadora, ahora le escribo. Dorita.

    ResponderEliminar
  3. Amparo
    Amparo escribió: "Me parece que Magdalena era el primer plano de quien escribe...pero el protagonista era él....todos estaban pendientes de su reacción!!!Lindo, muy descriptivo, la foto sepia está en la mente de quien lo lee...."

    Ir a comentarios

    ResponderEliminar
  4. Gostei muito de lir, ainda e difícil com traduzir. pequeno regalo e ¿pequeno presente? Walter mais que e isso da uma lágrima? tú? ha ha a gente tem saudades do amigo. Bibiana. tu sabes que meu pai espera sua visita. Desculpa meu español ruim.

    ResponderEliminar
  5. Bibi temos que falar muito. Agora mesmo tou indo a yahoo e mando para ti un correio, ta? Walter. Obrigado por lir isste blogge ainda de Alicia minha companheira agradeçe você por ter lido nela.!!!!

    ResponderEliminar
  6. Tenian razón, se puede leer, observar una fotografía sin tenerla, sin que exista. Seguramente es un trabajo bien pensado entre los dos escritores. Un acierto. Loyola.

    ResponderEliminar
  7. Nooooo.... Esto es espectacular amigo. Qué imagen!! los personajes adquieren vida propia dentro de una foto. Y el cierre con ese: aqui miren, vieron? Que diría esa mina para que un hombre largue una lágrima.. y le juro que se la ve.. aquí miren, aquí! Gracias escritor.

    ResponderEliminar
  8. A mi me parece que el personaje principal es "ella" pero la que maneja los tiempos allí es Magdalena con su silencio... Las demás están con Magda.. "ella" es como una intrusa y el se siente abatido, casi desorientado. Sara.

    ResponderEliminar
  9. Asunto: Te acordás Ibarrechea?
    Te acordás Ibarrechea? Asi pone tu amiga y escritora, Ibarguren. Te acordás Ibarrechea tus comentarios en La Nación? Tu Nota espectacular en El Informador? Qué se hizo mi amigo que no vino a Luján a verme? Qué es eso de que iba a aterrizar en Triunvirato y Olazábal? Tengo algo muyimportante que decirte Walter, Recuerda que aunque sea UNA sola persona la que los lea, o las 4.500 que dices, mantengan ese talento. Debo elogiarte como tu lo haces frecuentemente conmigo. Te alejaste de la política y tus ácidos comentarios para dedicarte de lleno a tu blog, reconozco que perdimos un aliado, pero vemos que esto es lo que más te gusta y hasta parece que estás bien acompañado. Amigo, hago una lectura de tus personajes y se que no es ficción, Gabriel, Mateo, Magdalena, Mónica, Perla, Berenice, Ella (sin nombre) y Vos. Es una reunión donde todos saben lo que ella dice y dijo.. Sabés qué? Magdalena es un recuerdo. Por eso la silla está vacía. Y la foto no existe. Ese talento te hace grande. Esa pasión con la que relatas debieras pulirla, porque ya no exasperas al Gobierno, como antes, ahora escribes para la gente que te quiere. Y te quiere un montón de gente, aquí en Luján nosotros dos y algunos que se "prenden" con ustedes. No seas pasatista. ponele más de lo tuyo. Sos un grande, hacete gigante. Ibarguren tiene otro estilo lindo, sereno y de fácil lectura, hagan algo mas juntos. Amigo, en tu correo de Hotmail está mi número del blackberry, llamame cuando vengas, así esté dando clases, llamame. Quiero estrecharte en un abrazo. Correspondo con vos. Gustavo. (es un quilombo hacer comentarios pero me doy cuenta)Felicitaciones a los dos!

    ResponderEliminar
  10. Huy huy huy, uh uh uh, qué lágrima, la veo... no se puede querer a dos a la vez señor Ibarrechea! Noelia.

    ResponderEliminar
  11. Yo necesito que me quiera otra vez, házmelo otra vez! Ana.
    Gracias por la canción y gracias por escribir así.

    ResponderEliminar
  12. A todos: La historia es así, Una vez fuimos con mi mejor... no, con la mejor de todas, a una cena con amigos, y ella les contó que a pesar de quererme.. debía volverse... la foto está tomada antes que mis amigos me abrazen y nos deseen suerte a los dos. Es asi. ¿Es así? creo que si, bah no se bien. pero creo que si la historia la seguimos.. hoy ella está a mi lado.. es asi. ¿Sera cierto? Un abrazo a todos Ibarrechea.

    ResponderEliminar
  13. Debería tener una segunda parte... escrito por Ibarguren. Noelia.

    ResponderEliminar
  14. Apasionante. se trata de un adiós? Quién se va? el que describe? o la que se puso de pié? o la que saca la foto? pero para mi es un adiós...Graciela. de Salta Los quiero hay un comentario que habla de una segunda parte.. estoy de acuerdo!

    ResponderEliminar
  15. Queridísima Graciela...Las historias, las verdaderas tienen segunda, tercera...las historias no se terminan hasta que no se terminan la vida. Y aún así siguen...Pero me encanta que ustedes opinen, se enojen, les de alegrías ó quizás tristezas. Me encanta éstos momentos porque me doy cuenta simplemente que ustedes nos leen, y se transforma en algo riquísimo.
    Es extraordinario y el mejor premio para nosotros.
    ¡Abrazo!. Al.

    ResponderEliminar
  16. una segunda parte explicaría la situación. pero le quitaría el encanto a que nos llevó el escritor.. dudas y reflexiones.

    ResponderEliminar
  17. Alguien me puede explicar quién es Ella? Muy buena lectura, nos abre la imaginación a los lectores, pero creo que debiste ponerle un nombre, el mio por ejemplo. Elizabeth.

    ResponderEliminar
  18. Si Hay una segunda parte que hable de que por fin eres un hombre feliz. Si haces una segunda parte muestra una foto tuya sonriente y llena de alegría. Un abrazo!! Si haces una segunda parte escríbela con la escritora Ibarguren. ¿No te parece Cordobés?Regina.

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.