TRADUCTOR

domingo, 15 de julio de 2012

ALICIA, EN MIS MARAVILLAS

- Sepa señor que que el significado etimológico de Nación, deriva del Latín "nascere" o sea, nacer, y tal fue así, el sentido que se le dio en la época medieval. Es decir.
(Me dice el señor Muñoz poniéndome sus brazos en mis hombros.) 


- Que aludían al origen geográfico, y por consiguiente también se utilizaba para designar agentes provenientes de otros lugares. ¿De què naciòn eres, eh?


- En cambio, Patria, se designaba a la tierra de la procedencia familiar, ah! La tierra de los padres! Patria igual a Pater, padre. País igual a pagus, tierra, campo...

- Usted sabe mucho de eso, no? Veamos si recuerda quién dijo esta frase... "Es por tanto, absolutamente indispensable tener una tropa perteneciente a nuestra propia patria, si deseamos protegerla de la invasión de poderes extranjeros..."

- Lo dijo Maquiavelo en el Príncipe, allá por mil quinientos y pico.

- Mil quinientos trece. Bien, Ibarrechea.

- Sabía del Alemán Herder?

-No.


- El hablaba del espíritu Nacional, en la época llamada del Romanticismo, usted debió haber vivido en esa
época, en su vida anterior Ibarrechea, la llamaba Volksgeist, tenía como le dije un concepto espiritual y ético, armónico y en paz... Nada más alejado de la política!
(Se reía el señor Muñoz)


Pero hablemos del verano de 1921, usted, Ibarrechea, escribió en "Cartas para Angela" situado en aquellos años, algo que llama la atención... Un tal señor Andrés, desaparece y se va a Barcelona sin despedirse de Angela,que queda, pobre mina, esperándolo, verdad?


- Si, algo así, le manda una postal...

- Si, y le anticipo que lo van a premiar por ese cuento a usted y a la señora Ibarguren.

- Gracias, no sabía nada.


- Ibarguren, en "Angela, una dama de barrio San Vicente" va mas directo al grano y lo nombra al señor Andrés de anarquista... Vio usted, que en aquella época se hablaba solo de eso? y la revuelta en el Cabildo y esas cosas que usted calla. Porqué?


- Me volví romántico, creo...


- En esos años estalla la semana trágica y la revuelta en la Patagonia, que según Bayer, los obreros organizan una huelga y lanzan un comunicado diciendo que los estancieros pretenden seguir tratándolos de una forma brutal como lo venían haciendo hasta hoy y que se comparaban en el mismo trato que a los mulos, los caballos y ovejas  y se arman... con armas provenientes, de España. Así es que, amigo Ibarrechea, los estancieros, comerciantes y también los industriales, piden el auxilio del Ministerio del Interior. Zas! llegó la milicada. eh? Qué me cuenta?


- Algo sabía, bien las fechas no...


- El suceso mas grave ocurre en la estancia "La Anita" 


- Me recuerda al escritor Brasilero Alcy Cheuiche en su libro "Ana Sem Terra"


- Coincidencias de estas tierras, no? Pero antes que me cuente algo de Chu, qué?


- Cheuiche.

- Si, ese mismo, le cuento algo. Aquellos hombres armados mataron en una emboscada a varios milicos. Hirieron a un sargento llamado Perez Millán Témperley. Entonces se lanza la famosa caza de los huelguistas.

- Varela.

- Si, correcto.

- Varela muere asesinado en Buenos Aires. Creo que en el barrio Belgrano.

- Si, Ibarrechea, sabe quién fue?

- Ni idea, no recuerdo..

- Un alemán, un tal Wilkens, usted escribió en su libro " The last man in the world" algo parecido, no?

- Si, como lo sabe? 


- Al señor Muñoz nada se le escapa amigo. Sigamos, Wilkens es tomado prisionero y llevado a una celda donde... oh! muere asesinado. Sabe quién lo mató?

- No.

- Millán Témperley, que es tomado prisionero y puesto en una celda cómoda porque estaba desequilibrado mentalmente después de aquellas heridas en el sur... Bueno un tiempo después, matan al amigo Millán Témperley. Lo manda matar otro conocido, el ruso Vladomirovich... le suena?

- Asesinó al coronel Falcón.

- El mismo, que también muere... todos morimos Ibarrechea.


(Apoya sus codos en la mesa)


- Qué quiere de mi?


- Escriba, no deje de escribir, cuente historias como esta, basta de mujeres, de amores, de romanticismo, usted fue... ya sabe. Acábela con eso! parece Danielle Steel, Corín Tellado, que se yo!! 
(Termina su café y enciende un cigarrillo sin dejar de mirarme el señor Muñoz)


- Hableme algo en portugués...


- Sim eh..." Eu Josê Antonio Ibarrechea, achando-me bem de saúde, física e mentalmente, livre de coaçäo, assim como como de influencias e sugestöes, quis fazer as disposiçöes de minha última vontade..."


- Ah! ya basta amigo. ahora corra, corra, corra, estaremos atrás suyo siempre! Siempre! Siempre!

Corrí y me senté abajo de un árbol de una gran plaza de Córdoba.


Vi pasar un conejo que miraba la hora y salía presuroso y lo seguí hasta una gran madriguera y caí en un pozo y me hice chiquitito mientras Alicia, en su país de las maravillas me mostraba unas cartas, algunas pintaban flores en un cuadro blanco, el sombrerero loco reía, el lirón dormía el conejo me hablaba, la reina jugaba criquet con unos cisnes las cartas me pegaban en la cara, Alicia tenía el nueve de oro en la mano. La reina manda a detener a Alicia que tampoco entiende nada, el conejo toca una larga trompeta y la reina ordena que los soldados la ataquen. Yo grito que no, a ella no, a Alicia no.

Y me desperté.
Como en el cuento de Lewis Carroll, Todo había sido un sueño.
Un maravilloso sueño.











José Antonio Ibarrechea


diceelwalter@gmail.com

8 comentarios:

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.