TRADUCTOR

viernes, 16 de marzo de 2012

OSITO DE PELUCHE

Sabés una cosa nena?
A veces, cuando uno escribe, piensa un poco más que cuando habla.
No viene liquid paper para las palabras lanzadas al viento.
Aún asi.
La interpretación de lo que escribes es de cada uno.
Tu sabes.
Oh nena! dame la mano para cruzar estas calles.
 
Prestame tus barcos.
Toma mis trenes.

La mujer más linda del mundo es Cordobesa.
Ah, eso ya lo sabías no?
Bien, te explico, es igual a vos, a mis amigas de aqui y a mis amigas extranjeras.
Qué feo suena decir extranjera, no?
Me refiero, nena, a que es madre, es trabajadora, es buena compañera, llora a escondidas de sus hijos.
atiende al público con una sonrisa, tiene sueños, limpia su casa, se viste para matar, es mi amiga, a veces me dice que me quiere, a veces se enoja conmigo y parpadea asi...
Mira nena, si, igual que vos.
Cielos!

Prestame tus barcos.
Toma mis trenes.

Yo?
Soy lo que escribo.
Qué llevo un niño adentro?
Si, se llama el pibe.
El pibe, es mi mejor amigo, comete menos errores que yo.
Le gusta el cine, el de antes, el de las películas de cowboy.. ésas que decían "desenfunda tu arma, ya..! bang bang..!"
O ésas de guerra... "Jaque mate jaque mate aquí rey cuatro, oh, morirás maldito.. bang bang..!"
El fútbol, también le gusta el fútbol.
Mira, allá hay un bollito de papel en la vereda, dame un pase con la punta del pié, cuida tus tacos altos.
Oh, nena eso es foul..!
Escribí antes algo de... cielos?

Prestame tus barcos.
Toma mis trenes.

Mis amigas?
Dios es bueno conmigo.
Cómo que porqué me callo?
Te dije, nena, que Dios es bueno conmigo. Sabes de bendiciones?
Vamos de shoping.
Y acepta éste regalo, señora.
A este Osito de Peluche, llámelo El Pibe. Querida amiga.
Y prométame que dormirá en su cama.
No lo arrulle así....
De nuevo, cielos!
 
Mientras tanto, nena.
Sentémonos a escribir en esta mesa de bar.
A la señora una gaseosa light, a mi café solo.

Tu me prestas todos tus barcos.
Aquí tienes todos mis trenes.  

Bienvenida.












Ibarrechea

2 comentarios:

  1. Ibarrechea...
    Habia una vez una niña que soñaba
    con castillos de papel o de cristal.
    Los arboles y las piedras eran su compañia,
    aunque su barco fue siempre de verdad.
    Esa niña hoy dejo de serlo,
    (mas, nunca renuncio a sus sueños),
    y por eso no te presto mi barco,
    lo comparto...
    Muxu bat...¡¡Maitekor!!

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.