TRADUCTOR

sábado, 28 de enero de 2012

TULA, ISABEL Y YO

De aqui para allá son  mis campos de tabacales, nos dijo el poeta Arancibia, mientras conducía su Citroën modelo 58, fumaba en pipa, acariciaba su larga barba y acomodaba su sombrero.
Aquel viaje desde San Ramón de la nueva Orán, hasta San Salvador de Jujuy, fué maravilloso.

Mi amigo Tula y yo, habíamos partido unos dias antes desde Córdoba.
Un poco en tren, un poco a dedo.
Queríamos llegar a Yacuiba.
Nos quedamos sin dinero en noches de guitarras, de macha y mujeres.
Con las mochilas más vacias, por perdidas y algunas que otras olvidadas por ahí, de camperas y pullóveres, en realidad, ni sabíamos dónde.

Don Arancibia nos vio a los tres al lado de la ruta y se apiadó de nosotros.
Si, no me equivoqué, ahora éramos tres, no se en qué noche, ni dónde, ni cómo, Isabel se pegó a nosotros.

Dormíamos juntos en la misma carpa.
Ella desnuda y al medio de los dos.

La recuerdo, parada en la caja de un camión cargado con hortalizas y alfalfa desde Salta a Tucumán, bailando y cantando semidesnuda, al compás de las canciones de la guitarra de Tula.
Si había algo de romanticismo en aquellas escenas inolvidables, yo me encargaba de entorpecerlas pretendiendo acompañar la música, con mis dedos sobre el cajón Peruano.

Creo que los dos nos enamoramos de Isabel.
De su pelo corto.
De su diminuta y bien formada figura.
De su risa chillona.
De sus gemidos lastimosos.

Nos amó a los dos por igual, hasta el preciso instante, en que su abuelo nos abrió la puerta de su casa, su abuela nos dio pan casero y algunas cañas para que continuemos el viaje y ella nos despidiera con sus manitos por la ventana.
Las calles de San Miguel de Tucumán, nos parecían vacías.

Viajamos en un fuerte silencio, mirando el paisaje que el tren nos entrega a través de las ventanillas, hasta llegar nuevamente a casa.

Mi amigo Tula, seguía hasta Buenos Aires.
Nos dimos un fuerte abrazo, nos despedimos sin nombrarla.

Los tres sabemos que nos une ése recuerdo.
Sólo eso.
Nunca más nos vimos.

Ibarrechea 

2 comentarios:

  1. Un abrazo Walter! al comentario de arriba es del año 72.

    ResponderEliminar

El comentario estará sujeto a la aprobación del equipo y su administrador. Gracias.